domingo, 25 de octubre de 2015

El honor perdido.

   El actual Mundial de Moto GP estaba siendo uno de los más disputados que recuerdo. Nada tiene que ver el emocionante final que íbamos a tener con la aplastante superioridad de Márquez el año pasado. En Cheste se iba a vivir una carrera de esas que marcan época. Rossi y Lorenzo se iban a disputar ser el campeón del mundo en la última curva del campeonato, nada queda de todo esto.


   Después de estar toda la semana soltando pullitas sin parar, Rossi ha perdido la cabeza. Las incesantes declaraciones para crear polémica eran parte de un "plan" o algo así para distraer. La patada que le ha pegado hoy a Márquez es un sinsentido muy peligroso. Pero la vergüenza no acaba aquí, la sanción que se ha decidido aplicar sobre el italiano es incluso más vergonzosa, vayamos por partes.
   
   El gesto del italiano es peligroso porque, si bien no ha pasado nada, Márquez podría haber caído mal con unas consecuencias muy graves. La carrera la han visto millones de personas que han visto como uno de los más grandes de la historia se ha comportado de una manera infantil y peligrosa. Este comportamiento no debería existir en el deporte. Pero el impacto más negativo es el que se llevan los niños que tenían a Rossi como ídolo, van a aprender que si vas perdiendo hacer trampas es bueno.

   Y aquí, para evitar esto último, es donde debería haber actuado con severidad la organización. ¿Tres miseros puntos del carnet? Si no llega a ser porque ya llevaba uno acumulado la patada no habría tenido absolutamente ninguna consecuencia. Esto es una broma, no puedes considerarte un estamento serio y al mismo tiempo permitir acciones como esta. Permitir, sí, porque si no sanciones gravemente una agresión como esta es que te parecen razonables, y no, no lo son.  

   La única explicación que se nos ocurre para dar sentido a esta decisión es que han preferido el dinero a la dignidad. No se podían "cargar el mundial" antes de la última carrera. Pues eso es vergonzoso, el espectáculo no lo es todo. La imagen que das, el honor mancillado por parte de Rossi y la organización lo es todo. La mínima sanción que veríamos razonable habría sido la perdida de los puntos conseguidos hoy. Pero no nos quedamos ahí, a Rossi se le debería haber quitado todos los puntos de este mundial, pero claro, no hay huevos a tomar la decisión correcta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por comentar guapo/a!